Abogados laborales

Abogados laborales

INFORMES Y CONTACTO:

Dirección: CARHUE 83, P1 OF3, Liniers, Cap. Fed.

Republica Argentina

Consultas al:

Tel/Fax: 4641-2922 o al 2054-4151

E-mail:
garbarino.abogados@gmail.com

Facebook:http://www.facebook.com/abogados.garbarinoconsultores?fref=ts (Seguinos y consultanos en nuestro muro o por privado)

Twitter: https://twitter.com/garbarinoaboga2 consultanos y consultanos por tweet)

Días y Horarios de Atención:

Lunes a Viernes de 14 a 18 hs.

*****Recuerde: En el derecho laboral rige un principio de gratuidad, por lo que el inicio de su justo reclamo carece de gastos *****


*****Nuestros Honorarios son a resultado*****

Accidentes de Trabajo

Accidentes de Trabajo
Accidentes de Trabajo

Despidos

Despidos
Despidos

jueves, 28 de julio de 2016

martes, 20 de octubre de 2015

Despido por hostigamiento


Consideran justificado el despido indirecto de la empleada ante el hostigamiento de la encargada de la sucursal sin intervención de la empleadora

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo consideró justificado el despido dispuesto por la trabajadora puesto que ella misma informó al principal sobre el hostigamiento sistemático y continuo hacia su persona por parte de la encargada de la sucursal, mientras que la empleadora, no obstante la gravedad del tema que atañe a su deber de seguridad y a la consecuente tutela de la integridad psicofísica de la trabajadora, ninguna conducta adoptó con relación a la actor.

En los autos caratulados “Clid Graciela Nora c/ Facebook CK s/ despido”, la parte demandada apeló la sentencia de primera instancia que admitió la demanda presentada, agraviándose  por la evaluación de la prueba testimonial realizada en grado y porque en su relación se consideraron acreditadas las causales invocadas para denunciar el contrato, las que, a su decir, no existieron ni tenían la entidad suficiente para poner fin al vínculo laboral.

Los jueces que componen la Sala VIII consideraron que “no puede soslayarse que la principal causa del conflicto radica en el acoso laboral, y que el cambio de sucursal implicaba -en este caso- un nuevo perjuicio moral para la actora”, agregando que “todo el obrar antijurídico vivenciado por la trabajadora, quien contaba con más de diez años de antigüedad en el empleo, obstaba a la prosecución de la relación y justificaba la denuncia del contrato de trabajo (conf. art. 242 de la L.C.T.)”.

Sobre este tópico, los camaristas ponderaron que “arriban firmes a esta instancia las conclusiones de la perito psicóloga, referidas a las secuelas psíquicas que presenta la actora, las cuales requieren tratamiento psicoterapéutico (conf. respuesta "presenta una desvalorización de si misma, temores, e inseguridad, angustia que le provoca llanto que llega a la congoja, compatibles con un estado de depresión"), como así también la vinculación causal entre estas y las condiciones medio-ambiente del trabajo”.

Los Dres. Víctor A. Pesino y Luis A. Catardo tuvieron en cuenta que “la actora informó al principal sobre el hostigamiento sistemático y continuo hacia su persona por parte de la encargada de la sucursal”, lo cual “derivó en la aplicación a la actora de una suspensión - a todas luces extemporánea y excesiva- de 5 días (por haber llegado tarde a su sucursal el día que hizo la denuncia y por volver ese mismo día al local más tarde luego de su horario de almuerzo) y en la modificación de su lugar de trabajo -a otra sucursal-, ambas medidas impugnadas, la última, por el perjuicio material y moral que le ocasionaba”.

En la sentencia dictada el 23 de abril del presente año, el tribunal estableció que “la empleadora, no obstante la gravedad del tema que atañe a su deber de seguridad y a la consecuente tutela de la integridad psicofísica de la trabajadora (art.75 de la L.C.T., arts.14 bis -"condiciones dignas y equitativas de labor" y 19 -deber general de no dañar- de la Constitución Nacional), ninguna conducta adoptó con relación a la encargada”.

En base a lo expuesto, y luego de ponderar que la empleadora “negó categóricamente en el intercambio telegráfico y a lo largo de este proceso el trato hostil y los daños en la salud de la actora, por considerarlos inexistentes y originados en dificultades anímicas de esta última, extremos que, a la postre, no logró acreditar en el sub lite”, el tribunal decidió confirmar la resolución recurrida.

Fuente: Abogados.com.ar

Garbarino Abogados

garbarino.abogados@gmail.com


  • lunes, 19 de octubre de 2015

    Indemnizacion daño moral por despido


    miércoles, 14 de octubre de 2015

    Despido incausado por no notificar al trabajador

    Consideran incausado el despido por no llegar las misivas rescisorias a la esfera de conocimiento del trabajador por habitar en zona "no accesible con riesgo"

    Luego de recordar que  la regla que rige en materia de comunicaciones establece que quien elige un medio es quien asume el riesgo del fracaso, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo confirmó que el despido dispuesto por la empleadora resultó incausado puesto que las misivas por las que se comunicó al trabajador la desvinculación y sus motivos, fueron devueltas a su remitente ante la imposibilidad de ser entregadas en destino por causa no accesible con riesgo.

    En la causa Mansilla Víctor Hugo c/ Consultora Videco S.A. s/ despido”, la demandada apeló la sentencia de primera instancia que consideró ilegítimo el despido del actor.

    Cabe señalar que la demandada sostuvo en el despacho postal dirigido al actor que quedaba despedido por su exclusiva culpa por haber “agredido verbalmente, faltando el respeto, profiriendo insultos y agrediendo físicamente pegando con su cabeza en la boca al supervisor C. D. L. provocándole lesiones, situación que configura una grave injuria, poniendo en riesgo la relación con el cliente y causando una completa pérdida de confianza en su deber como vigilador”.

    Dicha misiva fue devuelta a su remitente "ante la imposibilidad de ser entregadas en destino por causa no accesible con riesgo".

    Los jueces que integran la Sala X juzgaron que “la situación fáctica apuntada permite inferir que el trabajador desconocía los hechos que la empleadora pretendía endilgarle para disponer su desvinculación”, sobre todo “si se tiene en cuenta que la comunicación enviada por la demandada el día 31/10/11  en la que la accionada se limitó a manifestarle al actor sobre la cuestión que habría sido despedido con causa y que tal circunstancia le habría sido debidamente notificado, fue replicada por el demandante negando puntualmente tales afirmaciones”.

    En la sentencia dictada el 15 de abril del presente año, los camaristas precisaron que “la regla que rige en materia de comunicaciones establece que quien elige un medio (en el caso la empleadora) es quien asume el riesgo del fracaso, y que en el presente caso -a diferencia de lo pretendido por la recurrente- no se advierte que los motivos invocados por Organización Coordinadora Argentina S.R.L. para la falta de entrega de las epístolas en cuestión resulten imputables al trabajador (arts. 62 y 63 LCT)”.

    Fuente: Abogados.com.ar

    Garbarino Abogados

    garbarino.abogados@gmail.com 

    lunes, 3 de agosto de 2015

    Despido injustificado por exponer en modo generico la causal

    Consideran injustificado el despido del encargado al exponerse en modo genérico en la comunicación rupturista los supuestos escándalos endilgados

    La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo determinó que el despido dispuesto por la demandada devino arbitrario, tras ponderar que el contenido de la misiva rupturista resulta genérico, ambiguo o impreciso pues de acuerdo con los términos en que fue trasmitido el despido, no se explican cuáles fueron los reiterados escándalos e incumplimientos alegados en la comunicación, ni cuáles fueron los graves insultos dirigidos al administrador.

    La parte demandada apeló la sentencia de primera instancia dictada en la causa “Escobar Luis Antonio c/ Consorcio de Propietarios Alicia Moreau de Justo 840 y otro s/ despido”, en cuanto admitió la demanda por despido incoada.

    La apelante se agravió respecto a la interpretación del texto de la carta documento por la que se despidió al actor. Sostiene que la misma resulta suficientemente clara respecto a los motivos que llevaron a tomar la decisión rupturista, los cuales fueron los insultos.

    Los jueces que componen la Sala X recordaron que el artículo 243 de la Ley de Contrato de Trabajo dispone que “el despido por justa causa dispuesto por el empleador como la denuncia del contrato de trabajo fundada en justa causa que hiciera el trabajador, deberán comunicarse por escrito, con expresión suficientemente clara de los motivos en que se funda la ruptura del contrato”, a lo que agrega que “ante la demanda que promoviere la parte interesada, no se admitirá la modificación de la causal de despido consignada en las comunicaciones antes referidas”.

    Sentado ello, los camaristas ponderaron que “de  la lectura de la comunicación rupturista se aprecia vulnerado el principio de invariabilidad de la causal respecto del intercambio epistolar que existió entre las partes, toda vez que no fueron individualizadas fehacientemente las injurias que producen la cesantía”.

    En la sentencia dictada el 4 de mayo del presente año, el tribunal sostuvo que el contenido de la misiva rupturista “resulta genérico, ambiguo o impreciso”, debido a que “ de acuerdo a los términos en que fue trasmitido el despido, no se explican cuáles fueron "los reiterados escándalos e incumplimientos" alegados en la comunicación, ni cuáles fueron los graves insultos dirigidos al Sr. M. de L., como tampoco se detalló quienes fueron las personas que se dijo presenciaron la supuesta inconducta endilgada al trabajador”.

    Tras remarcar que tales precisiones “son necesarias para evitar que se varíe en causa del distracto (art. 242 LCT) y no permite su evaluación pues lo que para alguien es un insulto o un grave incumplimiento, puede no serlo para otro”, los Dres. Gregorio Corach y Enrique Brandolino concluyeron que “el despido dispuesto por la demandada devino arbitrario y que en definitiva el actor tiene derecho a percibir las indemnizaciones por la ruptura del contrato de trabajo en los términos del art. 245 y cctes. de la L.C.T. “.

    En cuanto a la condena dispuesta en grado referente a lo normado por el artículo 80 de la Ley de Contrato de Trabajo, la mencionada Sala juzgó que “si bien la demandada puso a disposición y el actor recepcionó las certificaciones previstas por el art. 80 L.C.T., lo cierto es que el Form. ANSES PS 6.2 carece de la totalidad de los recaudos impuestos por el art. 80 de la L.C.T. para la certificación de aportes y contribuciones a poco que se aprecie que debe consignarse "la misma cosa" a cuya entrega el sujeto está obligado (conf. art. 740, Código Civil)”.

    Fuente: Abogados.com.ar

    Garbarino Abogados

    garbarino.abogados@gmail.com

    viernes, 31 de julio de 2015

    Indemnizacion por no acreditar causal de despido

    Consideran incausado despido del trabajador ante la falta de acreditación de las ausencias injustificadas alegadas por la empleadora

    Tras destacar que la prueba testimonial luce insuficiente a los fines de acreditar los incumplimientos del trabajador debido a que la deponente refirió a las inasistencias en las que este habría incurrido de modo sumamente genérico, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajador consideró ilegítimo el distracto del actor ante la falta de acreditación por parte de la empleadora de las ausencias injustificadas en las que fundó el despido.

    En los autos caratulados “Magallanes Julio César c/ F & R Seguridad S.R.L. Y otro s/ despido”, la parte demandada apeló la sentencia de primera instancia que admitió la demanda presentada.

    Los magistrados que componen la Sala IX consideraron que los argumentos que vierte la demandada para sustentar su postura carecen de trascendencia, por cuanto las consideraciones que expone respecto de la eficacia probatoria de la declaración de la testigo resultan meramente subjetivas, destacando que la deponente alude a las inasistencias en las que habría incurrido el actor de modo sumamente genérico.

    Por otro lado, los camaristas ponderaron que la testigo “no sólo se desempeñaba en el área administrativa de la empresa (razón por la cual, indudablemente, supo de las inasistencias del Sr. Magallanes por medio de terceros), sino que también revestía, al momento de prestar declaración, como personal dependiente, por lo que sus dichos y apreciaciones personales podrían haber sido influenciadas con el ánimo de no perjudicar a su empleadora (arg. cfr. art. 90 L.O. y 456 C.P.C.C.N.)”.

    En la sentencia dictada el 25 de febrero del presente año, los Dres. Alvaro E. Balestrini y Roberto C. Pompa determinaron que “sus asertos tampoco resultan respaldados por otros elementos probatorios, en tanto las sanciones acompañadas junto con la contestación de demanda fueron desconocidas”, sumado a que “ninguna información puede extraerse del informe contable, en tanto la demandada no ha exhibido las constancias de asistencia ni las planillas horarias”.

    Tras rechazar “las consideraciones vertidas por la recurrente en torno a la supuesta imposibilidad de las empresas para acreditar los incumplimientos de sus dependientes resultan inatendibles, pues lo cierto es que la demandada disponía de numerosos medios de prueba para lograr su cometido pero, pese a ello, no los ha utilizado”, la mencionada Sala ratificó que el despido decidido resultó incausado, lo que genera la responsabilidad indemnizatoria de la demandada en los términos de los artículos 232, 233 y 245 de la Ley de Contrato de Trabajo.

    Fuente: Abogados.com.ar

    Garbarino Abogados

    garbarino.abogados@gmail.com

    jueves, 30 de julio de 2015

    Despido por perdida de confienza

    Consideran injustificado despido del trabajador por pérdida de confianza al no acreditarse la causal invocada en el telegrama de despido

    La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo destacó que cuando se adopta una medida extintiva basada en la pérdida de confianza se debe brindar una explicación suficientemente clara de los motivos en los que se funda la ruptura del contrato.

    En los autos caratulados “Basoalto Carolina c/ Benoreste S.R.L. Y otros s/ despido”, el juez de primera instancia determinó que la codemandada Benoreste SRL al despedir a la actora incumplió con los requisitos establecidos por el artículo 243 de la Ley de Contrato de Trabajo al sustentar una formulación sin claridad, ambigua y genérica por lo cual resultó injustificada la decisión extintiva adoptada.

    Ante la apelación presentada por la codemandada contra dicho pronunciamiento, los magistrados que conforman la Sala X consideraron que la recurrente “no identificó ni explico y mucho menos probó cuál fue la falta o actitud infiel en la que habría incurrido el trabajador y que devino en justa causa del despido dispuesto, como para valorar concretamente si se está frente a un hecho que conculca las expectativas de una conducta leal y acorde con el deber de fidelidad creadas con el devenir del vínculo”.

    Por otro lado, los camaristas expresaron que “tampoco cabe formular consideraciones abstractas sobre cuál es la conducta que debe adoptar el empleador cuando pierde la confianza de su dependiente, pues ello no está en discusión en esta causa”, dejando en claro que “cuando se adopta una medida extintiva basada en dicha causal y/o en cualquier otra, se debe brindar una explicación suficientemente clara de los motivos en los que se funda la ruptura del contrato (art. 243 de la L.C.T.)”.

    Por otro lado, los codemandados N. O. U. y B. C. P. se agraviaron por la extensión de condena a su parte a título personal en forma solidaria en los términos de la Ley de Sociedades. Según los recurrentes, la sociedad empleadora se encuentra regularmente constituida y no se utilizó la sociedad como un instrumento para la omisión de irregularidades como las que afirma la actora, la cual se encontraba debidamente registrada.

    Con relación a este punto, los Dres.  Enrique Brandolino y Gregorio Corach sostuvieron que “los apelantes no intentaron demostrar la inimputabilidad de la situación de irregularidad en que se desarrolló el contrato de trabajo con Basoalto o desconocimiento sobre la irregularidad en el registro de la relación, unido a la violación que todo ello importa a las distintas disposiciones, tanto laborales como previsionales y fiscales”.

    Al confirmar lo resuelto en la instancia de grado, la mencionada Sala concluyó en el fallo dictado el 9 de febrero del presente año, que ello “evidencia cuanto menos, la omisión de las diligencias elementales que impone la naturaleza de la obligación de administrador, o por lo menos, la omisión de las diligencias propias de un buen hombre de negocios (culpa leve -in abstracto-); estándar íntimamente relacionado con la fórmula de los arts. 512 y 902 del C. Civil, y que se traduce en una valoración de las diligencias necesarias que requiere una prudencia, cuidado y atenciones superiores a las de un hombre común por la profesionalidad que se le pide a un ordenado empresario”.

    Fuente: Abogados.com.ar

    Garbarino Abogados

    garbarino.abogados@gmail.com